El inhóspito bosque de tu subconsciente

No hay otro lugar donde se fragüen los sueños, o las historias. Yo me lo imagino como un denso y frondoso bosque, de hojas perennes de abeto y pino. Parece un lugar apacible, con el canto de los pájaros y al sonido del arroyo que lleva el agua a la aldea. Es fácil dejarse llevar por el colorido manto de las flores, por el olor a frutos y el susurro del viento. Sin embargo, en el fondo de tu ser, sabes que en ese bosque no estás solo. Hay algo que te acecha, hay algo que te escucha y observa entre las sombras y cuando menos te lo esperas, cuando los pájaros han dejado de cantar y te has adentrado tanto en el inmenso bosque que no sabes ya salir, el lobo feroz se cobra su presa.

Deja un comentario