La chica del tren – RESEÑA (Spoilers)

Si he de reconocerle una cosa a este libro es que me ha tenido enganchada durante cinco días, y porque yo misma lo he querido alargar —haciendo mucho acopio de autocontrol—, para no devorarlo al tercer día.

La chica del tren es una novela deprimente, asfixiante y caótica. Ese ritmo propio, dando saltos en el tiempo a través de las tres protagonistas —Rachel, Megan y Ana—, para ayudarnos a comprender mejor el punto de vista de cada una y las motivaciones que las llevan a comportarse y a pensar como lo hacen.

Empezamos en el tren, viendo a través de los ojos de Rachel su anodina vida —su único momento de diversión resulta cuando pasa por delante de la casa 23 de Benheim Road, donde puede ver a Jason y Jess (personajes que ella ha creado a partir de personas reales que ve unos minutos cada día) a quienes idolatra y considera la pareja perfecta—; entonces, nos encontramos ante una mujer deprimida, traicionada, que busca en el alcohol el anestésico que pueda hacer acallar los pesares de ruptura matrimonial, y su incapacidad para tener hijos. Sinceramente, más de una vez he tenido las ganas de meterme en el libro y darle una buena colleja, hacerla ver que cada vez que bebe se mete en problemas y luego no se acuerda de lo que ha hecho. Nos damos cuenta de que Rachel trata de acallar su subconsciente que le advierte mediante flashblacks sobre los malos tratos de su exmarido, y hasta el final no somos capaces de darnos cuenta de qué clase de persona es Tom Watson.

Luego está Megan —o como Rachel la llama, Jess— una mujer con una pasado y una culpa que le oprime el pecho, casada con una hombre posesivo y controlador; caprichosa, inestable, insomne y con poco mano para controlar sus deseos. Desde sus ojos podemos ver como su marido hurga en su portátil y lee sus emails, cuando ella lo ve como la cosa más normal del mundo. No obstante, Scott, su marido —o Jason, como lo llamaría Rachel—, la anima a que busque ayuda y le sugiere un psicólogo, Kamal Abdic, el cual entrelaza más que relaciones profesionales con Megan, llegando a una aventura que trata de parar y ésta se resiste porque «odia sentirse rechazada». Después de que Rachel vea a Megan y Kamal besándose en su casa, tras pasar con el tren de las 8.04, esa misma noche, pasea muy bebida por las calles de Benheim Road en busca de Tom. A la mañana siguiente, Megan ha desaparecido y Rachel se despierta con una herida en la cabeza, la almohada llena de sangre y las uñas sucias, sin saber qué ha pasado ni qué ha hecho durante toda la noche.

Por último, nos adentramos en la forma de pensar de Anna, la nueva mujer de Tom Watson, con la que mantuvo una aventura mientras seguía casado con Rachel. Honestamente, a mi me ha resultado repulsiva, pedante, estúpida y casi insoportable. No paraba de repetir «como la detesto», cada vez que leía sus capítulos. Es una mujer únicamente preocupada por las apariencias, que no siente ningún remordimiento por haber roto un matrimonio y, desde luego, lo ha buscado premeditadamente. Ella misma afirma que le encantaba «ser la otra» y no soportaría que su marido le hiciese lo mismo, porque claro, ella es especial y su vida es perfecta. Uno de los momentos más impactante es cuando ya sabe que su marido es quien ha asesinado a Megan, porque mantenía una aventura con ella y ésta quedó embarazada, y lo que más le cabrea es que él la compare con su exmujer, dándole igual todo lo demás. Odiosa, lo dicho.

Los puntos fuertes que le veo a la novela es que engancha de principio a fin, desde ese primer encuentro morboso con los vecinos de Benheim Road, donde Rachel imagina sus vidas y como deberían ser su día a día, invitándonos a seguir leyendo para saber que pasa con esos personajes ficticios —dentro de una novela de ficción—, hasta la premisa de toda novela negra «haz que sospeches de todo y todos», llegando a creer que podría haber sido la propia Rachel quien hubiese matado a Megan tras revivir la traición de su marido a través de ella.

En cambio, veo varios puntos flacos en la trama. ¿Cómo se saca la autora de la manga la infidelidad de Tom y Megan de repente, sin previo aviso, sin haber dado verdaderas pistas de ello? Sí, se nos dice que Anna y Megan son muy parecida, ambas rubias, menudas, atractivas. O que la propia Megan se pregunta por qué le han propuesto cuidar a la hija de los Watson, como han sido capaces. Sin embargo, a mi esto me pilló de sorpresa y más que un buen giro argumental, yo vi algo cogido con pinzas para darle un toque diferente y nuevo a la novela negra policíaca, para que no fuese lo esperado. Segundo, la breve amistad entre Scott y Rachel. ¡Me quedé sin escena de sexo! Después de usar palabras fuertes y darle un tono a Rachel de mujer liberada y amante del sexo, no me gustó nada quedarme sin una página o dos de ese encuentro sexual furtivo y alcoholizado. No pasa nada por escribir escenas sexuales, yo lo hago en mis historias y dan un toque más refrescante a la trama, se puede contar el sexo de muchas maneras.

Prosiguiendo, la forma de morir de Megan y la propia razón. Otra cosa que me parecía cogida con pinzas, yo esperaba algo más, más lógico. Que hubiese sido el psicólogo, que escondía una personalidad sociópata, o su marido que la controla y asfixia. De repente, aparece un personaje de la nada que la ha dejado embarazada y muere porque las cosas se complican, pero la protagonista vive experiencias parecidas y no le pasa nada, hasta el final. No sé… No me acabó de convencer. Además, en los capítulos finales, mi mente me obligaba a ver a Tom con un arma o algo punzante, no era capaz de creer que estuviese ahí, con las manos vacías y causase tanta intimidación a las protagonistas. Podéis decirme aquí que eso tiene que ver mucho con la violencia de género y quizás, esa sea la respuesta. Tom Watson ha anulado tanto a sus dos esposas que ahora no son capaces de responder con claridad ante una situación así, sino que se someten a su voluntad. Bueno, quizás sea eso.

Para finalizar, yo recomiendo este libro. Ha hecho que me sumergiese en su propia agobiante, melancólica y confusa trama. Me ha hecho cuestionarme a los personajes, desear saber más, devorar las páginas hasta llegar al por qué. Un deleite disfrutar de él.

4 respuestas a “La chica del tren – RESEÑA (Spoilers)”

  1. Pues a mi no me ha enganchado nada este libro. Tanto es así que sin terminarlo he leído tu reseña para ver si me revelabas el asesino y no continuar leyendo.

  2. Coincido es muy tortuoso leer sobre alguien que se autodenigra cada 2 páginas y sólo se la pasa las primeras 13 páginas hablando de lo horrible que es su vida. Y que además de eso el libro en esta época donde la mujer intenta tener tanto protagonismo y participación los personajes principales que son mujeres sean el estereotipo de mujer débil incapaz de pensar por si misma claramente.

  3. Hola:

    Me ha gustado mucho el artículo, enhorabuena :) . Yo escribí hace ya un tiempo un pequeño artículo con mi opinión del libro La Chica del Tren. Dejo la URL por si es útil para otros visitantes.

    https://www.raulprietofernandez.net/blog/libros/mi-opinion-sobre-el-libro-la-chica-del-tren

    Saludos! :D

  4. Bueno me lo acabo de terminar y es muy bueno, un vértigo asombroso

    Me ha enganchado, me lo he terminado en 3 días, sin poder parar de leer. Tengo 15 años pero no creo que haya edad, cualquiera lo puede leer sin problemas

Deja un comentario