Martes de villanos #1: Voldemort

Siempre me han fascinado los villanos de las historias. Quizás sea por la frase que repite mi padre cada vez que hablamos de cine: «hacer de bueno es muy fácil, cualquiera puede hacerlo… pero para hacer de malo y que te odien, eso sí que es complicado».

Los villanos o malos son seres de una belleza atípica, llenos de sombras pero también de luces. Son personajes que apenas dedicamos tiempo, que damos por sentado que son malos porque han nacido así (o han sido escritos así, sería mejor decir). Nunca nos planteamos qué hay detrás, qué los impulsó a ser como son, cuáles son sus luces que aun pequeñas, brillan entre tanta oscuridad.

Por eso he querido comenzar esta serie de posts a la que he llamado “Martes de villanos”, para que conozcamos un poco más y mejor a esas criaturas que habitan nuestras historias favoritas y que se lo ponen tan difícil los héroes.

¿Por qué en martes?

No es casualidad. El martes era el día en el que se veneraba al dios Marte en el Imperio romano, el dios de la guerra. Los villanos siempre se muestran como seres belicosos, codiciosos, con ganas de conquistar y destruir. ¿Qué mejor día que el dedicado al dios más propicio?

Voldemort: el villano deshonrado

Ya entrando en materia, hice una encuesta en mi Twitter la semana pasada en la que ofrecía a mis seguidores la posibilidad de elegir entre qué cuatro villanos querían que hablase para este primer post inaugural. Voldemort fue el más votado y he de decir que no puede ser mejor maestro de ceremonias.

 

La gran mayoría conocemos a al Señor tenebroso, El-que-no-debe-ser-nombrado, el que otrora fuese conocido como Tom Riddle. Para los que buscáis saber quién es, os aconsejo que veáis este vídeo del youtuber Kai47 que cuanta la historia de Lord Voldemort de una manera magistral.

Yo quiero ir más lejos, porque en Voldemort también hay luces aunque no lo creamos.

Tom Riddle fue un niño sin amor, eso ha sido algo que J.K. Rowling ha querido mostrarnos en los siete libros de su saga. Su madre engañó a su padre, dándole una poción de amor para que estuviese con ella. Su padre abandonó a su madre y esta murió en el parto, dejándolo en un orfanato.

Tom era un niño que ya mostraba unas actitudes sociópatas, ya que torturaba a sus mascotas y compañeros de orfanato por el mero hecho de poder hacerlo. La falta de empatía es un rasgo que se suele usar en los villanos, porque es mucho más fácil hacerlos insensibles al dolor y darles ese aura de superioridad, ya que están en otro plano en el que no saben diferenciar lo bueno de lo malo, y acaban siendo atraídos por el lado oscuro.

Entonces Tom conoció la magia, entendió su poder y se liberó de la vida gris y monótona de su orfanato para entrar en Hogwarts y convertirse en un alumno modélico.

Hay un pequeño detalle que se nos ha obviado en las novelas, Tom Riddle nació en la década de los 20. La I Guerra Mundial había terminado y quedaban unos años para que empezase la segunda. También se habría de vivir el Crack del 29 en EEUU, con la bancarrota de millones de personas que perdieron sus ahorros y en la que muchos de ellos se suicidaron. Tom nació en una época complicada, en una época convulsa, en una época de oscuridad. No solo eso, sino que al ser el heredero de Slytherin, venía de una familia que podía hablar con las serpientes y con una oscura trayectoria. Parece obvio que Tom estaba destinado a algo grande pero también a ser el adalid de las tinieblas.

No obstante, no podemos negarle algo a Tom Riddle. Como dijo Olivanders al venderle la varita a Harry: «fue alguien que hizo grandes cosas, cosas oscuras, pero fue un gran mago a fin de cuentas».

Porque la magia no entiende de buenos o malos, eso es algo que no se nos explica en la saga de Harry Potter pero que está latente. Tom Riddle fue más allá, buscó el conocimiento y el conocimiento lo encontró.

Una de las cosas que más gracia me hace es que en la biblioteca de Hogwarts exista la sección de “Libros prohibidos” muy a mano de los alumnos que allí estudian. En el sexto libro, en los recuerdos de Slughorn, Tom hace referencia a que estuvo curioseando libros de esa sección para saber cómo ser inmortal y dio con los horrocruxes. Pero no fue el único, Hermione Granger también estuvo curioseando más de una vez en esa sección para encontrar las respuestas que necesitaban para saber a cerca de la piedra filosofal, entre otras cosas. Porque el conocimiento premia a los que están ávidos de saber.

Tengo que reconocer una cosa, creo que hay un error garrafal en cuanto a Lord Voldemort en la saga de Harry Potter y es su falta de conexión con otros personajes. No tiene el menor aprecio a sus mortífagos, y aunque se nos muestra cierto cariño con su serpiente Nagini, luego se nos descubre que es un horrocrux que intenta preservar. Desgraciadamente, aquí veo un burdo intento de llenar a Voldemort de sombras negras para destacar las luces de Harry Potter, que —y esto es una opinión personal— no deja de ser un Gary Stu al uso, un personaje estereotipado y cliché, que todos sabemos que al final va a salir victorioso y va a derrotar a su antagonista. ¡Se le intenta matar dos veces, por dios! ¡Y Harry sobrevive como si tal cosa!

Eso es lo triste de la trayectoria de Tom Riddle, no hay arco argumental, es una triste línea recta. No hagáis eso con vuestros villanos, dadles sombras pero también dadles luces. Hacer que un personaje brille porque todos los demás están en tinieblas no sirve. Al final, caemos en los mismos clichés y acabamos convirtiendo a un maravilloso personaje como Lord Voldemort en una caricatura de sí mismo.

Ya os hablé de la falta de honor de Harry, ahora quiero hablaros de la falta de objetivo de Tom Riddle. ¿Por qué todos los villanos tienen en su mente conquistar y subyugar? ¿Por qué no sienten afecto o admiración por ninguno de sus allegados o lugartenientes? ¿Por qué narices se cambian todos el nombre? ¿Acaso no quieren que se les recuerde y buscan gloria para su nombre? ¿Y por qué los buenos llaman al villano por su antiguo nombre en vez del nuevo? La sensación que me trasmite esto es que los empequeñece, como si el héroe nos estuviese diciendo a nuestros, los lectores,: «es todo mentira, no es más que fachada».

Si Lord Voldemort hubiese conseguido subyugar a los muggles y a los mestizos o «sangre sucio», ¿luego qué?

Entiendo la metáfora de la pluma de fénix en las varitas de Tom y Harry. Siempre tiene que haber un amanecer, un renacer entre las cenizas. Sí que es cierto que —y, de hecho, es la parte que más me gusta de la saga— el propio Voldemort escogió a Harry para que lo destruyese. La trama de la profecía me recuerda mucho a La vida es sueño de Calderón de la Barca y creo que está en comunión con el tema de la saga: somos nosotros quienes tomamos la decisión de ser buenos o malos, la magia no distingue.

Aun así, Tom es malo desde el principio y nunca duda. Tom tiene que convertirse en Lord Voldemort y su trayectoria es esa, sin altibajos, sin altos en su camino, sin personajes que lo aten a la luz. Eso es lo triste y lo que más rabia me da de este personaje, que sus pequeñas luces son tan pequeñas que cuesta encontrarlas. Fue un gran mago, buscó el conocimiento en lugares que otros no se atrevieron y salió victorioso. Hizo cosas grandes cosas, horribles pero aun así grandes. Pero todo le fue dado y se le puso fácil para que consiguiese llegar a ser Lord Voldemort.

¿Sabéis que es lo más triste? Si quitamos a Voldemort, no hay historia pero… ¿qué pasaría si quitásemos a Harry?

Espero que os haya gustado el post y lo hayáis encontrado interesante.

Quiero dedicar una entrada a un villano diferente cada semana o cada quince días. Tengo ya una lista de más de 30, pero me encantaría saber si tenéis alguna preferencia o queréis que hable de uno en especial. Dejádmelo en los comentarios, cualquier sugerencia será bienvenida.

Un saludo y hasta la próxima semana.

2 Replies to “Martes de villanos #1: Voldemort”

  1. Hola, me parece muy buena tu entrada (pero voté por Sauron, snif). Siempre he sostenido lo que dices, de que Voldemort de encargó, él mismo, de darle forma a la profecía. Si no se hubiera puesto en la tarea de buscar a Harry desde su nacimiento nada de eso le habría ocurrido. Y si en vez de Harry escoge a Neville… Es un personaje incomprendido, que no aparece mucho en la saga sino que su autora es la que de encarga de darle forma por medio de leyendas. Sigue así y espero a Sauron… Estaré con el ojo pegado. 😁

    1. ¡Muchas gracias por tu comentario y por estar ahí! Estoy también preparando a Sauron, así para la semana que viene o la siguiente lo tendrás :D

Deja un comentario