WESTWORLD. Análisis extenso con spoilers.

Introducción

 
Si hay algo que no se le puede negar a Westworld, es su originalidad y su forma tan sui generis de contar la historia. Esta reseña con muuuuuchos spoilers trata de echar luz a la marisma de incertidumbre que se va generando a medida que se suceden los capítulos. Aunque al final parece estar todo atado y bien atado, yo no lo creo así.
 
Aquí os dejo un resumen de las líneas temporales de la serie, que son varias. Los personajes más significativos y lo que representan, además de la opinión que yo tengo de ellos y sus tramas. Para finalizar con la simbología de la serie, que es tan brillante y filosófica que podría darnos para diez entradas, así que abreviaré, como una pequeña valoración personal.
 
 

Historia

 
Westworld se nos muestra como un parque temático futurista, en el que se ha conseguido recrear al ser humano, con todo lujo de detalles, convirtiéndolo en droides anfitriones de los ricos huéspedes que pasan allí sus vacaciones y hacen con ellos, literalmente,lo que quieren. Los anfitriones tienen un registro de acciones, diálogos y comportamientos que han sido diseñados por los departamentos de Programación y Narrativa. Todo lo que dicen, hacen o sienten, está implantado en su código base. El problema empieza cuando Robert Ford y su ayudante, Bernard, les instalan una actualización que los lleva a sufrir ensoñaciones y, aunque esto no estaba previsto, a recordar.
 
La gracia de la serie y, desde luego, su éxito, radica en la forma de contar la historia. Jonathan Nolan y Lisa Joy lo hacen a la perfección, manteniéndonos hasta el final con el suspense (aunque abusan de algún que otro cliffhanger, que comentaré más adelante).
 
Como la serie está contando en tres líneas temporales diferentes, aquí os hago un resumen de ellas:
 
Línea temporal I(hace más de 30 años):
 
Robert y Arnold han conseguido crear droides con la capacidad de sentir, pensar, actuar e  interpretar historias diseñadas por ellos. Se planea la apertura del que será el parque de Westworld. Hay discrepancias entre ambos creadores, ya que Arnold descubre, a través de Dolores y mediante un juego idea por él, con la forma de un laberinto, que ella tiene la capacidad de pensar por sí misma y que, a todas luces, es humana.
 
Arnold decide cortar por lo sano y para que no abran el parque, une a la trama narrativa de Dolores, la que estaban desarrollando él y Robert sobre un villano llamado Wyatt, general del ejército que se vuelve loco y acaba creando una secta, que lleva a acabo asesinatos y actos caníbales.
 
Dolores, siguiendo las órdenes de Arnold, y valiéndose de la ayuda de Teddy, su compañero de narrativa, mata a su creador de un disparo en la cabeza, acaba con casi todos los anfitriones, dispara a Teddy y se suicida.
 
Línea temporal II(hace 30 años):
 
William y Logan, dos adinerados filántropos y futuros accionistas de Westworld, deciden vivir una aventura en el parque antes de la boda del primero. William conocerá a Dolores, que lo fascinará y sufrirá cambios bruscos en su narrativa, y acabará acompañándolos en busca de El Laberinto, llegando hasta la zona de la masacre —la Iglesia, que ha sido sepultada por toneladas de arena a petición de Robert—, momento en el que Dolores le pregunta siempre a William que año es y cuántas veces ha estado allí. Dolores está siguiendo el mismo patrón de conducta, volviendo al lugar donde mató a su creador y reviviendo los recuerdos que la llevaron a convertirse en la villana de la historia. William sufre una trasformación brutal, convirtiéndose en un hombre agresivo, oscuro y destructivo. Obsesionándose con Dolores, el parque y El Laberinto.
 
Línea temporal III(o actual):
 
Trama más desarrollada y principal de la serie. No solo hay intrigas secretas en la propia compañía, llevadas a cabo por Theresa, que trata de sacar la propiedad intelectual del propio parque. Delos, que es la empresa tras la que está Westworld, quiere deshacerse de Robert Ford. Hay cambios en las narrativas del parque constantemente y un choque de ideas entre Robert y su futuro sucesor.
 
Además, es el momento en el que una de las ginoides, Maeve (que ha alcanzado El Laberinto un año antes), despierta su consciencia y empieza a tomar decisiones por sí misma. Todo esto ha sido propiciado por la nueva actualización que permite a los anfitriones soñar, o como ellos lo llaman, «tener ensoñaciones».
 
Dolores también sufrirá de esas ensoñaciones y al encontrar la foto de la hermana de Logan, la cual le enseñó William treinta años antes, y reencontrase con él como el Hombre de Negro, comienza a sufrir de nuevo sus visiones y emprende el camino hacia El Laberinto. El Hombre de Negro hace lo mismo, por otro camino, alternando varios NPCs hasta llegar hasta Teddy, que lo conducirá hasta Dolores.
 
Al final, todo estaba diseñado por Robert como nueva narrativa, para divertimento de los nuevos accionistas. Deja campar por libre al Hombre de Negro, advirtiéndole de que El Laberinto no es para él, y como ve que lo van a echar sin jubilación, programa a Dolores para que acabe con todo quisqui.
 
 
 
 

Personajes

 
Dolores: 
Dulce, bondadosa, ejemplo de «damisela en apuros». Dolores es la piedra angular de todo Westworld. Es una de las pocas gineoides originales que quedan en el parque. Creada por Arnold, su trama narrativa siempre será trágica. Arnold se tomó su tiempo en cuidarla, educarla y darle una consciencia propia (cosa que hará posteriormente Bernard). Sufre diferentes modificaciones narrativas a lo largo de la serie, uniendo siempre lazos con todas las tramas. Dolores fue creada por Arnold para suplicar el dolor por la muerte de su hijo, Charlie. Él ideó un juego llamado El Laberinto, usando uno de los juguetes de su hijo, para poder comprobar su teoría de que la consciencia no es una pirámide, sino un circulo que al llegar al centro se alcanza algo que en la serie no se menciona en ningún momento: el libre albedrío.
 
Dolores es un personaje que me gustó desde el principio. Pasa de ser una mujer dependiente, esperando a su pistolero de brillante montura, a tomar las riendas de su propia historia y buscar hacia dónde le llevan las pistas de sus sueños y visiones. Sin embargo, su historia está tan mal llevada que, al final, me cabreé bastante con el desenlace.
 
De un personaje resolutivo y una historia de superación personal, ya que Arnold decide cerrar el parque porque se da cuenta de que Dolores está viva porque tiene consciencia —porque es humana—, pasamos a una marioneta en todos los sentidos posibles. Dolores nunca elige por sí misma, se dedica a repetir durante treinta años la misma trama que la lleva al punto de partida, donde se sucedieron los asesinatos que ella misma perpetró, cuando Arnold unió su narrativa a la de un villano llamado Wyatt.
 
Robert Ford decide usarla para su nueva historia, haciéndola volver a dar vueltas por el parque, para acabar desolada por no encontrar sentido a su recorrido y, finalmente, morir en brazos de su compañero de narrativa, Teddy, siendo una víctima del propio parque que la tiene encerrada. Pero hay más, al final, Dolores recuerda para qué fue diseñada y por qué mató a Arnold, ya que ella solo cumplía órdenes. La historia se vuelve a repetir, siendo esta vez Robert Ford quien muere a manos de Dolores, como principio de otra matanza en el parque (ya que se da a entender que el último deseo de Robert Ford es destruir lo que él mismo creó. Si no es él su dios, no lo será nadie).
Al final, Dolores no es más que un instrumento. Solo cumple órdenes. No hay libre albedrío. Por mucho que los guionistas traten de disfrazar las escenas, como cuando Dolores habla con su yo de hace treinta años, antes de tomar la decisión de acabar con todo. Ella seguía los designios de Arnold, lo que la llevó a convertirse en una asesina y llevar a cabo una matanza. Cosa que sucede treinta años después con el otro creador del parque y los accionistas.
 
En mi opinión, no está bien hilada esta parte de la trama principal y Dolores queda como un personaje plano y vacío. Una pena.
 
Bernard:
 
Inteligente, deductivo y analítico. El personaje posee una carga dramática sobre los hombros, ya que perdió a su hijo cuando solo era un niño y su mujer lo abandonó. Bernard es el jefe de División de Programación del parque y uno de los personajes más importantes de la serie. Hasta aquí todo bien.
 
Pues no.
 
¡Mal, señores guionistas! ¡Muy mal! Creo que este personaje es uno de los peor utilizados y con más cambios de última hora en su línea argumental. La sensación que tuve cuando se descubrió quién era Arnold fue de puro engaño. Mejor que no me vengan con excusas como la escena en la que Bernard habla con su mujer, que en realidad es Robert Ford manteniendo una conversación con Bernard y manipulando sus recuerdos para hacerle (y hacernos) creer que tiene vida más allá de los muros de Westworld. O la escena de la famosa foto donde se ven a Robert Ford y otro hombre, haciéndonos creer que Arnold está en la foto. ¡No me sirve la perorata del foco pegado a Bernard! Solo son recursos de mal guionista y, al final, nos están engañando a los espectadores.
En serio, el cliffhanger de Arnold es de traca. Si de verdad querían desde el principio que Bernard fuese Arnold, con las pistas de las conversaciones entre él y Dolores hubiese bastado. Bernard es un buen personaje, al final representa el mito del Superhombre porque él ha evolucionado y ha pasado a tener una consciencia y una capacidad sobrehumana. Como dice Robert Ford: «del error nace la evolución». Él cometió el error de querer preservar la memoria de su socio y no perderlo de su lado, ¡nostálgico como él solo! Que digo yo, ¿nadie se dio cuenta, en treinta años, de que Bernard y Arnold eran clavados?
 
Robert Ford:
Sinceramente, la elección de Anthony Hopkins para este personaje tan retorcido y maquiavélico no podía ser más acertada. De hecho, creo que si se eligió al actor fue por el personaje de Hannibal Lecter. Ambos son idénticos, solo que Robert no se come gente. Extremadamente cultos e inteligentes, con una consciente superior, sin ningún tipo de remordimientos y, además, un astuto plan para regir su mundo según sus designios.
 
Robert Ford se ha convertido en el Demiurgo de su mundo, hablaré de eso más adelante. Se nos muestra como un personaje que se considera superior a cualquiera. Vive en la nostalgia, llegando a crear réplicas de su propia familia (incluso él mismo) en una zona exclusiva del parque. Huye del mundanal ruido para, según sus propias palabras, «contar sus historias».
 
Por mucho que engañen sus discursos y chácharas interminables, que sinceramente, la premisa de «mostrar antes que contar» (los guionistas llegan a hacer una broma en la serie) se la podrían haber aplicado ellos mismos. Robert Ford es un personaje egoísta y vil. Sabe que sus creaciones tienen consciencia propia, sabe que está encerrando almas en máquinas para poder manejar sus historias y deseos según le plazca. Disfruta eligiendo por ellos y siendo su titiritero. Llega incluso a crear una réplica exacta de su socio, en Bernard.
 
Al final, cuando ve que su mundo va a dejar de estar gobernado por él. Cuando ve que va a dejar de ser el dios de su creación, toma el camino de en medio y acaba tanto con su creación, como con aquellos que puedan hacer que siga viva. No se comerá gente, pero es verdaderamente atroz.
 
Maeve:
El segundo personaje que logra encontrar el centro del El Laberinto. Me llama mucho la atención su nombre, ya que parece estar escondiendo los nombres de Mary y Eve. En una de las escenas de la serie, cuando Maeve consigue despertar mientras la están curando y dejando como nueva, un pajarillo se posa sobre su dedo en el momento en que ella pide información. Esto me lleva a pensar que Maeve quiere ser representada como la Diosa Madre. Hay estudios arqueológicos que nos dicen que la primera Eva fue una mujer negra, creo que esto es lo que nos querían mostrar los guionistas.
 
Maeve es una persona que comienza con una narrativa de madre amorosa, una escena de su línea argumental se puede ver en los anuncios de la compañía cuando se entra al parque. Un año después, pasa a ser la Madame de un prostíbulo. ¿Cómo llega a eso? Porque el Hombre de Negro trunca su historia. Decide apuñalarla en el vientre y hacer que vea como ejecuta a su propia hija. Esto despierta en Maeve un instinto que, supuestamente, no debería tener. Elige sus propias acciones, saliéndose de su guion, y arremete contra el Hombre de Negro. Al final, se muestra ante ellos el laberinto que había ideado Arnold, ya que Maeve toma consciencia de sí misma y usa su libre albedrío.
 
Maeve irá evolucionando en la historia, quizás en un tono demasiado marysuecos. Su trama es interesante, aunque el propio Bernard le insinúa que ella ya tiene diseñada toda su narrativa, y todas las decisiones que toma son parte de líneas de acción ajenos a ella. Maeve debe subir el tren que la llevará fuera de las instalaciones de Westworld, para luego coger un barco y no se nos dice nada más. Maeve vuelve a hacer uso de su libre albedrío cuando decide volver al parque a por su hija.
 
Para mí, Maeve es uno de mis personajes favoritos. Decidida, fuerte, valiente y resolutiva. No obstante, pasa de ser una simple muñeca a tener cualidades casi divinas. Lo sabe todo y todo sale como ella quiere. Un recurso fácil de mal guionista. Solo consiguen convertirla en una Mary Sue de libro que, al final, resta verosimilitud y gracia a la historia.
 
El hombre de negro:
 
Esta parte de la historia sí me gusto, sí me pareció una sorpresa y sí la disfruté. El Hombre de Negro, ese tío tan asquerosillo y de gatillo fácil —es que era demasiado obvio el chiste para dejarlo escapar—, que busca El Laberinto como un desesperado y que se dedica a liarla parda en los diez capítulos, resulta ser William. Reconozco que cuando Dolores encuentra por nosecuantava vez el juguete del laberinto, y el Hombre de Negro le dice que él es su enamorado, ya que ella ha estado reviviendo la historia durante treinta años sin darse cuenta —porque para más inri, los anfitriones recuerdan experiencias como si lo estuviesen viendo y sintiendo por primera vez—, pegué un saltito y hasta hice palmas.
 
Ahora bien, eso fue todo lo que me gustó. Eso de que William se vuelve un asesino en serie y, de ser un filántropo, acabe matando hasta al apuntador, pues no lo veo. Me pareció el típico recurso de mal guionista, donde el personaje sufre un cambio drástico de personalidad para que nos cuadre la historia, sin haber dado verdaderos indicios de ello. ¿No sería que la idea original era que Arnold fuese el Hombre de Negro, y de ahí su obsesión por encontrar El Laberinto y ser liberado?
 
Segundo, si el Hombre de Negro nunca iba a ser capaz de descubrir o entender qué es El Laberinto, ¿para qué narices hacen que lo persiga como si le fuese la vida en ello? Eso es de tramposos. Me quedé con muy mal sabor de boca, encima pretenderán que me quedé tranquila con la frasecita tonta de: «El Laberinto no es para ti». No, no y no. Puedo entender la motivación y hasta la simbología detrás de esto, que lo digo abajo. Pero no lo compro, si William persigue El Laberintoes por una razón mayor, cosa que aquí brilla por su ausencia.
 
Logan (cuñado de William):
 
Aunque es un papel bastante secundario, quiero recalcar que con este personaje me pasó exactamente lo mismo que con Anthony Hopkins. Estoy convencida de que fue elegido porque ya había interpretado a Dorian Grey, en la película homónima. Logan es una personaje que representa todas las perversiones humanas, lo único que desea es saciar su sed de lujuria y muerte en el parque. Al contrario de lo que pasa con Dorian Grey, es él quién corrompe a su cuñado, William, mostrándole el lado más perverso del ser humano. Al final, William se vuelve un hombre oscuro y destructivo. Podríamos decir que William pierde su alma en el parque y por eso decide volver una y otra vez, en busca de El Laberinto. Eso, al menos, sería lo lógico.
 
Peter (padre de Dolores):
 
Lo que quiero destacar de este personaje muy secundario, que aparece en solo dos capítulos de la serie, es que tuvo una grandísima acogida del público porque se cumple en él el arquetipo del padre. Es protector, benevolente, cariñoso y trata de proteger a su hija por encima de todas las cosas. Sabremos después que sus palabras, el discurso que da en el primer capítulo, son las de Arnold que también ve a Dolores como una hija. Un personaje muy bien trabajado que, sacando a colación una reflexión de Blade Runner, brilla con demasiada potencia y se extingue demasiado rápido.
 
Como dice mi profesora Begoña, en el principio tiene que estar siempre el final. Escondido pero ahí está. Las palabras de Peter, que su primera narrativa era un profesor, originales de William Shakespeare serán la profecía del final: «las pasiones violentas tienen finales violentos».
 
Héctor:
 
No puedo estar más de acuerdo con las palabras que le dedica el Hombre de Negro a Héctor: «no eres más que un cliché, con esa apariencia de tipo duro y esa cicatriz tan chula». De hecho, Hector solo sirve como instrumento de la trama de Maeve. Sin embargo, y como este es mi blog y hago con él lo que quiera, quiero destacar a Héctor porque es un personaje que me pone. ¡Más personajes masculinos así, por favor! Vale que el hombre es un bandido, pero tiene un código de honor y lo hace valer con Maeve. Al pobre lo acaban usando de desahogo sexual y sí, es fanservicepara espectadoras como yo. No tengo queja.
Lo único que puedo destacar negativamente es que, mientras muchas ginoideas sufren violaciones y abusos, en el momento en que Héctor va a sentirlo en sus propias carnes, despierta y mata a su agresor. No medimos con la misma vara, ¿eh?
 

Simbología

 
Demiurgo:
 
Podéis hacer un rápido repaso a la sección de la Wikipedia, aunque yo os lo voy a resumir aquí.
Para Platón, el Demiurgo es una divinidad que decide ordenar el caos y dividir lo material de lo intangible. Al quedarse la materia sin substancia, concluye copiar lo inmaterial (o ideas) en la materia para darle aliento o vida.
 
El Gnosticismo va más lejos y es aquí dónde veréis las mayores similitudes con la serie. El Demiurgo es un ser maligno, creador y ordenador del mundo material, que decide en su plan de perfección que las almas han de estar encerradas en cuerpos y castiga a la humanidad a ser esclavos de la materia, vida tras vida, sufriendo en el mundo (que para esta filosofía es el Infierno y representa los más bajos instintos humanos). La única manera de alcanzar la liberación y volver a Dios y a la gracia, es alcanzar la sabiduría o sophia, a través del conocimiento de uno mismo y del amor incondicional. La salvación se convierte en una revelación, ¿veis los paralelismos?
 
El hombre de Vitruvio:
 
Enmascarado en el icono de la compañía, el hombre de Vitruvio representa las proporciones ideales del cuerpo humano según Leonardo da Vinci. En este artículo, se nos menciona que es la solución simbólica de Leonardo (el cual usó los apuntes de arquitectura de Marco Vitruvio para diseñarlo) a un antiguo problema matemático relacionado con la alquimia, la cuadratura del círculo. Teníamos El Labertino delante de nuestros ojos, todo el tiempo, y sin darnos cuenta.
 
El artículo también menciona a Pico della Mirandola y Marsilino Ficino, dos filósofos y traductores de Platón, que influyeron de manera enorme a Leonardo a la hora de dibujar el hombre de Vitruvio. Ya que este simbolizaría la proporción áurea, el único ser llevado a conocer la belleza de la Creación y a descubrir sus secretos, abandonando los instintos más bajos, es el ser humano.
 
 
El círculo significaría el espíritu y el cuadrado lo material. El hombre es el único que conecta ambos, ya que posee alma o consciencia (que es lo que se nombra en la serie) y se convertiría en su piedra angular. ¿Recordáis que he dicho anteriormente que Dolores era la piedra angular de la serie? Por eso El Laberinto es un círculo que contiene a un hombre en un cuadrado, en el centro.
 
El Superhombre (Nietzsche):
 

 
Creo que el vídeo habla por sí mismo y encontrareis muchas similitudes con la serie. Solo sacar a colación: «El superhombre es más humano que el hombre, es la evolución del hombre. Es el hijo del hombre, literalmente».
 

Opinión personal

 
Westworld es una serie diseñada para un público mayoritariamente masculino, de mediana edad, de raza blanca y heterosexual. He de reconocer que, al ser tan filosófica y lenta la serie, si no se hubiesen metido cantidades ingentes de violencia (alguna que otra vez innecesaria) y algo de sexo, mucha gente hubiese dejado de verla al tercer capítulo. Básicamente, repiten la forma de Game of Thrones y les funciona.
Creo que es una buena serie, tiene su encanto y su misterio. No obstante, no puedo reprimir mi disgusto, ya que cuando acabé de verla solo me podía sentir a medias. No porque la dejasen con un final abierto. Del final no tengo queja, me parece tan lógico como necesario. Sino porque la impresión que tuve desde el principio fue que la idea original no tenía suficientemente gancho y se cambió, añadiendo los cliffhangers de Arnold, su muerte y el Hombre de Negro buscando El Laberinto para nada. Será que yo soy muy exigente.
 
Hay mucho más que mencionar sobre Westworld, me he dejado demasiado detalles y curiosidades en el tintero. Espero que os haya gustado y puede que haga otra reseña extendida con más cosas sobre esta fantástica serie.
 
Imágenes: imdb.com

Deja un comentario